Operation Tweetstorm

Let me apologize in advance for the mental picture.

Imagine this orange clown, all bloated and spastic, laying on his gold bed at 3:44 am, his flabby gut protruding from his tidy-white(supremacy) underwear, and there he is, still stewing over the woman who mopped the floor with him by bringing up another woman he treated like shit.

He is getting more and more agitated as the minutes go by, his very loud sniffling has almost turned into panting and growling by now, a pool of foamy saliva on the corners of his mouth contrasting in sheen and color with the rest of his carotenoid complexion, his tiny fists clenched in frustration and then…an explosion. “Enough!” The pumpkin-spice buffoon exclaims.

trump-by-illma-gore

He rocks himself onto a seated position and reaches for his solid gold phone. He feels powerful with that thing in his minuscule hands (he special-ordered a tiny phone) as he has ‘destroyed’ many people with it in the past.

He takes to twitter, the only battlefield he’s ever known (He vaguely remembers getting a Purple Heart there) and sets out to pulverize someone he pulverized once before –when she was 19 years old.

Dripping poison from his ‘wherever’, he sets off a nasty barrage of character assassination attacks. He mentions a ‘sex tape’ and a ‘criminal background’. “This woman has a past!” He cries in anger.

How dare this little woman with a Hispanic accent question how he conducts himself with the people he owns –I mean, who work for him?

By the looks of it, this woman must have a very low self-esteem, right? It’s almost as if someone had trampled her self-image in a vicious and permanent way before she became the ‘unreliable floozy’ that she is now.

This is when Oran52011932gina Jabba started to reminisce about how funny it was to call her “Miss Piggy” because she put on weight and “Miss housekeeping” because –hilariously- she is from one of those Mexico-like countries. He pulled an awesome prank on her by inviting the entire press corps to witness her workout when she had no idea she would be exercising in front of the world. Classic. All of this when she was a sweet and inexperienced 19-year-old girl. Oh, the hilarity!

Once his greasy, tiny Vienna sausage fingers were done doing their deed, the auburn blob felt at ease and was able to retreat to his solid gold animated suspension chamber and catch some z’s. He can do that because he knows that come morning, an army of brainless minions will struggle, scramble and lie to make it all a-ok again.

 

It’s morning in America…

”What Mr. Trump meant was…”

collage-2016-09-30

Mi integridad no está a la venta.

Adiós

¿Cómo lo sé? Alguien trató de comprarla.

He estado desempleado o sub-empleado por ya casi 14 meses. Estoy pobre. Estoy desesperado. ¿Alguien así haría cualquier cosa por dinero, verdad? Pues no.

La semana anterior me ofrecieron el trabajo perfecto. Paga exactamente lo que yo quiero, me queda a 5 minutos de mi casa y es con una compañía grande en donde un puesto de alta gerencia es ideal para ir forjando mi futuro en la gran “América Corporativa”. Tomé el trabajo gustoso.


Día 1:
Se sintió como saltar en un tren moviéndose a toda velocidad. Me encantó el ritmo, la demanda y la gran carga de responsabilidades. Y apenas era el primer día. Se me exigió mucho casi instantáneamente y lo cumplí. Me significó obtener rápida admiración y cumplidos sobre mi trabajo. Pero algo estaba mal.

Día 2: Muy temprano se me dijo que mis subalternos eran haraganes e incapaces y que una “Evaluación rápida” era necesaria. Estuve de acuerdo en realizar dicha evaluación. Les empecé a exigir mucho para ponerlos al día con las múltiples tareas retrasadas que tenían. Mis subalternos estuvieron agradecidos y dijeron estar inspirados por mi liderazgo mientras comenzaron a ponerse al corriente. Era como que los estaba evaluando ‘bajo estress’.

Día 3: El trabajo producido por el departamento a mi cargo empieza a notarse y recibe buenas observaciones. Los jefes de otras secciones vienen a mi oficina para ‘conocerme’ y decirme lo aliviados que se sienten de que yo estoy ‘poniendo al lugar en forma’. Más tarde, nuevamente recibo presión para ‘evaluar’ a mi equipo pero esta vez se siente mas como una orden de ‘ejecución’.

Día 4: A estas alturas todo el mundo esta feliz. Desde el gerente de ventas hasta la presidenta de la compañía. Dicen lo impresionados que están con mi desempeño y lo afortunados que se sienten de haberme ‘encontrado’. Fin del día: Un ultimátum. “Tengo que” despedir a la mayoría de mis subalternos porque son ‘incompetentes’.
Bueno, si has seguido con atención esta crónica hasta ahora, la gente a la que superviso se puso al día con sus labores, entregaron trabajo satisfactorio (algunos dicen extraordinario) y se ganaron el reconocimiento de quienes eran sus críticos más duros. ¿Por qué me piden que los despida? No solo creo que son capaces de mucho mas (al menos la mayoría) sino también estoy seguro que 3 días no es suficiente para evaluar el desempeño de alguien en forma justa.

Dije que NO. No voy a despedir gente que está haciendo un esfuerzo. No los voy a lanzar a la calle y a un ambiente laboral casi imposible, especialmente cuando están haciendo exactamente lo que sus posiciones les demandan. Simplemente NO lo voy a hacer.

Día 5: Más cumplidos, más “están haciendo un gran trabajo” de la gente. Reunión general en la cual iba a ser mi ‘presentación’ oficial cancelada. Algo no está bien. Huele a podrido. Entra el abogado de la compañía.

Me dice: “La empresa ha decidido ir en una dirección diferente, te vamos a tener que decir adiós” (por cierto, que patán! Ni siquiera puede despedir a alguien con un poco de dignidad) pienso para mi mismo: ¿Dirección? Ni siquiera saben que es arriba o abajo en este lugar. Si vieras sus libros contables estarías de acuerdo conmigo.

Me pide que me vaya ‘inmediatamente’ y me pagan por mis 5 días de trabajo. Voy a mi nueva oficina, recojo mi iPod y mi tablet (que aún esta en su caja porque no tuve ni tiempo de sacarla) y me voy. Mientras paso por la puerta principal me siento enojado y timado pero también triste porque en ese momento me queda claro el destino del staff de mercadeo.

Uno a uno les dicen ‘Adiós’ también a ellos, en un ejercicio de total discreción y diplomacia de parte del abogado sinvergüenza.

Si todavía no has entendido de qué se trata esto, te lo voy a explicar.

Solo querían un verdugo. Alguien a quién los empleados podían culpar (en lugar de culpar a la empresa) por haber sido despedidos sin justa razón. Si ya viste el filme “Up in the air” (2009) sabes exactamente a qué me refiero.
La cosa es, ellos escogieron mal. Yo soy un tipo duro, hasta parecería del tipo ‘mercenario’ pero YO NO voy a vender a otra persona para cubrirme a mi mismo o por unos cuantos dólares.

Les resultaba mas barato hacer que yo despidiera a esa gente que el contratar una de esas compañías que despiden gente para que el ‘jefe’ no se ensucie las manos (como en la película). En cambio, se encontraron con que en sólo unos días, inspiré a unas personas subvaloradas a producir resultados extraordinarios. Supe que había logrado eso cuando mientras salía de mi oficina después de haber sido ‘invitado a renunciar’ cada uno de ellos me miro y dijo: “Gracias”.

Estoy desempleado. Estoy pobre. Estoy desesperado. Mi integridad y dignidad están INTACTAS.

Ciertamente espero que la dignidad y la integridad tengan buen sabor y que le llenen la panza a uno porque como van las cosas de eso me voy a tener que alimentar pronto. Lo que me queda claro es que no hubiera hecho las cosas de ninguna otra manera.

I work for a company that lends me out to cowards that don’t have the courage to sack their own employees” George Clooney, “Up in the air” (2009)